julio 30, 2012

La buena muerte

El alma cuando ya no puede vivir en el cuerpo se separa de éste, es el momento de la muerte de ese cuerpo que ha convivido con el alma desde el instante en que fue engendrado. El alma seguirá existiendo viva y eterna. Por ello no es extraño que en el estado matrimonial de la viudedad se vivan momentos de unión muy íntima con el ser amado que murió. No solo el dolor es un combate contra esa ausencia irreparable, sino que es un vivir de nuevo de otro modo con aquel o aquella que marchó. En muchos casos la viuda explica cómo murió su esposo, y aunque fuera esperada esa muerte por las enfermedades que le acuciaban y que actúan como una espada de Damocles, el momento de la ruptura física es dolorosísimo y hay que dar tiempo al tiempo para reparar la herida producida. A ellos, los hombres, les cuesta más explicar su dolor, hablan menos, sin embargo siguen sufriendo igual el duro golpe.
Así en estos temas, mi amiga Luisa me explicó cómo murió su marido: Estaba enfermo del corazón, había sufrido varios infartos y una operación; siempre crees que ha llegado el momento, nunca estás lo suficientemente preparada. Cuando le dio el último infarto, mientras esperábamos la ambulancia, que llegó enseguida, me dijo:“Ay! Madre Mía, estoy peor de lo que pensaba”. Se persignó haciendo la señal de la Cruz, se puso a rezar y ya no dijo nada más, al poco murió; a pesar de todo le di gracias a Dios por la buena muerte que le dio.

Creo que solo una persona que ama profundamente a Dios, entiende que el momento de la muerte es el más trascendente de toda nuestra vida porque inmediatamente se encontrará cara a cara con Dios.

julio 27, 2012

Me siento invisible

En ocasiones las mujeres nos sentimos invisibles, y no quiere decir que seamos esa mujer invisible del cómic del mismo nombre que en USA apareció al principio de los años cuarenta! del siglo XX. No se trata de esa mujer producto de la fantasía capaz de paras todas las balas. Me refiero a la mujer corriente, esa que lucha cada día y que en el hogar siempre está trajinando, haciendo miles de cosas, pensando en lo necesario para la familia (o eso creemos) y que no se nota en absoluto que lo hacemos nosotras (o eso creemos); parece como si la limpieza, el orden, la compra, la comida, la ropa planchada, el cuidado de los hijos y del marido, todo se hiciera por arte de magia. Entonces, nos entra como un no se qué, una tristeza, que se alía con el enemigo. De ahí surge la sensación de sentirse invisible. Sin embargo, aunque sea superable esa sensación y logremos, gracias a Dios, que solo sea pasajera, nos afecta en general a todas las mujeres.

Con este tema inicié la andadura del blog, hace ya doscientos treinta y ocho artículos. Ahora, al cabo del tiempo, nos ha llegado un vídeo muy interesante, breve, de unos cinco minutos, en inglés con subtítulos en español, que describe y resuelve esta cuestión de un modo muy atractivo y a la vez pedagógico. Por este motivo, te invito a que lo veas y escuches, ayuda reflexionar y a no darle tanta importancia a lo mucho o a lo poco que hacemos cada día por los demás.



julio 26, 2012

El mundo de los audaces

No se trata de tirarnos en parapente desde la montaña más alta que tengamos a nuestro alcance, tampoco se trata que probemos con un monopatín bajar más rápido las escaleras que nos conducen al andén del metro o que compitamos a ver cuántos platos de paella de marisco somos capaces de comernos en un solo almuerzo. La audacia no es hacer burradas para comprobar nuestra resistencia, no todos tenemos las mismas capacidades físicas. Sin embargo todos podemos, tengamos el carácter que tengamos y tengamos la edad que tengamos, ser audaces para hablar de Dios en cualquier ocasión, sin ofender y sin molestar pero sin respetos humanos.

La audacia en estos casos es no darnos vergüenza al decir, por ejemplo,  que “vamos a misa”… y decimos que “vamos a una gestión”, pues pensamos que vamos a comprometer al otro o no vamos a saber explicar por qué vamos a misa. Esta es una situación típica de estos días de vacaciones. Se ha de organizar el día para que podamos acudir a la iglesia a rezar y oír misa, muy especialmente los domingos, o los sábados para la misa vespertina, o bien el día 15 de agosto que será la fiesta solemne en todo el mundo cristiano, dedicada a nuestra Madre del cielo, la Santísima Virgen. A veces nos resulta difícil decir a nuestras amistades que no podemos estar más rato en la playa porqué tenemos que arreglarnos para ir a misa, o que no puedes hacer el vermú o el helado de media tarde porque has de guardar una hora de ayuno eucarístico (que son 60 minutos y no menos) para poder comulgar. Podemos sentirnos violentos al proponer bendecir la mesa porque estamos en un chiringuito marítimo, o que vas con un vestido que te cubre el escote por pudor y no porque lo tengas feísimo. O tal vez te sientas escaneada cuando dices: Sí, estoy casada…. desde hace 34 años… y con el mismo hombre!

Así que vamos a superar los respetos humanos, intentaremos decir las cosas con cariño haciendo pedagogía con amor, y hablaremos de Dios sonriendo y demostraremos externamente esa felicidad del cristiano que nace del Amor de Dios, pues el mundo es de los audaces, incluso de vacaciones.

julio 24, 2012

La recíproca pertenencia

La dimensión esponsal de la persona humana es la capacidad de entrega del propio ser (varón – mujer) a Dios en el celibato o la virginidad, o a otra persona en el Matrimonio. En el Matrimonio esa dimensión esponsal es el amor conyugal porque desemboca en una unión que posee unas características propias:
Mi vida está comprometida complementariamente.

Tanto el esposo como la esposa no pueden seguir como antes de casarse, como si nada hubiera pasado. Para el marido su camino de santidad es la esposa; para la esposa su camino de santidad es el esposo. Así de profunda es la cuestión: su recíproca pertenencia, el quicio de la santidad en el Matrimonio.

julio 20, 2012

Al abordaje ferroviario

El calor propio del verano se nos está subiendo de los pies a la cabeza, y el ambiente político, económico y social, favorece todavía más a que suban las temperaturas fisiológicas y se rompan los termostatos de nuestro corazón. Nos indignamos con mucha razón pues no hay para menos, pero alerta! que no lo pague nuestra familia, nuestro marido, y nuestros hijos y nietos. A pesar de que el bolsillo no está para gastos, y las pasiones se desatan porque el calor social nos pone a prueba de bomba, tengamos sentido común, “seny” y paciencia. Esta actitud no significa medrarse, significa racionalizar las cosas, llevarlas al corazón y a la oración personal con Dios.....
.......no vaya a ser que se produzca un choque de trenes en alta mar.

Gracias a Xavier por el consejo, y por seguir este blog.

julio 18, 2012

El verdugo de los embriones congelados


En estos días en los medios de comunicación han resurgido las cifras espeluznantes de embriones congelados. Nos han dicho que en España se guardan 250.000, de los cuales 100.000 están en Catalunya. Y para comparar, en Estados Unidos están congelados 700.000 embriones más. Las cifras van creciendo, por supuesto, al mismo tiempo que el egoísmo de muchos padres y madres y muchos miembros del sector sanitario. Sin embargo la pregunta nos la lanzan a todos ¿Y qué hacemos con los embriones?

Por lo visto, padres y madres una vez satisfechos con el bebé que han conseguido gracias a la manipulación mecánico-médica, al resto de embriones les dicen adiós muy buenas… y los que están congelados, que también son hijos, que se queden congelados.

Pero la comunidad médica, o algunos de ellos, o los que trabajan conviviendo con ellos, se platean qué hacer, pues una vez desechados por los padres la responsabilidad es del propietario y gestor del congelador. A todo esto, estamos hablando de seres humanos que surgieron después de la fecundación y al cabo de una vida de 15 días pasaron a la congelación. Y como la conciencia existe en todo ser humano, aunque la taponen y la tapen hasta lo más hondo, las mismas voces que congelan la vida ahora se plantear qué hacer con ella.

Se dice que “eliminarlos” les da pena”; se dice que adoptarlos no puede ser pues nuestras leyes y las de muchos países, gracias a Dios, consideran que la adopción legal de las personas solo se produce una vez nacidas éstas. ¿Por qué nos lanzan la pregunta los mismos verdugos que han procedido a una manipulación injusta e inmoral sobre seres vivos que no pueden defenderse ni hablar? Ahí está claro que sus propias conciencias les indican que todo está  mal, tanto si los matas como si los dejas morir, y luego los entierras con dignidad, pues el mal se infligió antes, es decir en el momento de iniciar el proceso aunque fuera en connivencia con padres, madres, profesionales y trabajadores de los centros sanitarios que practican el crimen sistemático y con música agradable de fondo. Nadie quiere ser el verdugo, pero quien propone la pregunta ya lleva sobre sí muchos crímenes, y quizá ahora le empiecen a pesar pues el congelador de embriones le saluda cada mañana y le dice Aquí estoy, ¿ por qué me haces esto?

julio 16, 2012

Una bella mujer embarazada

De nuevo el arte nos lleva a contemplar la figura de una mujer, en este caso, absorta en sus pensamientos y embarazada. El título del cuadro es sencillo, pues tiene el nombre de lo que se ve: “Mujer leyendo una carta”. Es del pintor holandés Johannes Vermeer, el cual lo realizó allá por el año 1663; actualmente se conserva en el Rijksmuseum de Ámsterdam; dicen los expertos que es una de sus obras maestras.

¿Quién le enviaría una carta? ¿Qué le diría aquella misiva? ¿Aquel mapa pardusco indica que el remitente estaba lejos, en alta mar?... Cuántas incógnitas no produce la mirada a un cuadro, pero en cualquier caso, nos gusta ver con qué belleza y calma, gracias a los tonos azules y a la luz, nos presenta el pintor a una mujer en estado de buena esperanza, como se solía decir no hace muchos años.

julio 13, 2012

La mujer cambia el mundo

El débito matrimonial es un elemento que forma parte de todas las relaciones conyugales que se establecen por cualquier rito civil o religioso, pero no el único. Sin embargo es importante.  En la película francesa “La fuente de las mujeres” (2011) es la base de un ejercicio de protesta de las mujeres de una población del norte de África. La costumbre dice que el agua la ha de recoger la mujer de la fuente y trasladarla al pueblo para el uso común. En las idas y venidas las mujeres han de ascender y bajar por unos caminos de piedras muy difíciles, se hacen daño, y si caen y están embarazadas, debido a la caída, abortan con gran dolor. En cualquier caso, los hombres, sus esposos, siguen tumbados al sol o en una silla tomando el te y fumando. No tienen agua corriente, pero tienen un televisor y un teléfono para todo el pueblo, es decir se sitúa en nuestra época. Leia propone no corresponder sexualmente a su marido, y una a una se van negando a la relación conyugal. Si del Libro del Corán, unos dicen que salió la costumbre, ésta no se puede romper; pero en el mismo Corán Leia dice que está la solución. Es curioso como los hombres en lugar de corresponder a hacer las obras necesarias para tener agua corriente en el pueblo, pretenden adoptar la solución de la bigamia. Pero este no es el final.

julio 11, 2012

Nueva configuración del blog

dimematrimonio.com
para móviles con acceso a internet.
En un zas! táctil tendrás la visualización rápida de los ocho últimos artículos,
no te los pierdas…. ¡Vamos por el buen camino!

¡A por las 13000 visitas, gracias a ti!

julio 09, 2012

El sabor afrutado del Matrimonio


El Matrimonio es como un melón. Vas al mercado, o a una tienda de confianza, lo escoges, también pides ayuda para que sepas escoger el que está más en su punto, o dulce como a ti te gusta o jugoso y carnoso, no demasiado verde ni maduro…. Finalmente te decides, lo pagas y te lo llevas a casa. Habías pensado en varias recetas, podías hacer crema de melón con un poco de jugo de piña, con virutas frititas de jamón al momento de servir; ibas hacer un cóctel de gambes añadiendo trocitos de melón, o el clásico melón con jamón, o brochetas de fruta de melón, sandía y cereza, etc... Finalmente lo abres, es decir, te casas….Todo aquello que tenías planificado no sale como tu te habías imaginado, es decir el melón  tenía un sabor diferente al que había previsto tu imaginación. Pensaste… voy a reunir las rodajas, y lo voy a recomponer para devolverlo a la tienda. Te diste cuenta que era imposible y que era una soberana sandez, así que te conformaste, hiciste la crema, la brocheta, etc. etc…

Esto solo era un símil, la realidad es mucho mejor pues un melón no siente ni ama, no agradece, no besa, no espera, no te cuida, no llora por ti, y todo esto pasa realmente en el Matrimonio. Y dices: Pero los novios también se quieren, se aman, se juran amor eterno, luego al casarse casi nada era como habías pensado, y ya no hay vuelta atrás. Sin embargo, te tigo,  con amor, entrega total, esfuerzo, sacrificio y la ¡gracia de Dios! se puede seguir adelante, siempre y para siempre.

Un seguidor de este blog me explicó este ejemplo porque considera que hay que emplear ejemplos gráficos, sintéticos, para que las cosas se puedan entender de forma rápida. Gracias Roger!        

julio 07, 2012

Matrimonio natural o del mismo sexo: igualdad o discriminación



En la línea de seguir estudiando, en profundidad, jurídica y socialmente el llamado matrimonio homosexual, seguimos aportando sobre el tema nuevos informes. El asunto tiene abierto un debate a nivel planetario desde hace tiempo, por su incidencia y a la vez por sus consecuencias, frente al matrimonio natural entre un hombre y una mujer. Se trata de estudiar sin pasiones, sin subjetivismos, en la medida de lo posible, pues si bien las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo son tan antiguas como el hombre sobre la tierra, en los tiempos en que vivimos ha cogido un auge de controversia. Por ello nos hacemos eco del artículo de D. Rafael Navarro Valls, colaborador de la web ZENIT.org, al cual ya hemos citado en este blog en otras ocasiones.

Su reciente artículo se puede dividir en varias partes. La primera sitúa el tema en Estados Unidos dónde recientemente se manifestó su Presidente a favor de este tipo de matrimonio así como de las fiestas que organizaron algunos artistas de cine y en las que  recaudaron muchísimos dólares para seguir con la campaña a favor. Después nos sitúa en España, con el número de enlaces civiles realizados, como consecuencia de la entrada en vigor de la ley que así lo permitía. Por último, y una vez situados en el mundo en que vivimos, su análisis jurídico y comparativo con los países que no reconocen el derecho a contraer matrimonio y los motivos por los cuales esto es así.

Sexo y matrimonio: razones de una polémica ZENIT.org

julio 04, 2012

De la mar y los peces

No se quién podrá irse de vacaciones este verano pero algo haremos, y vamos a tener ilusión por lo mucho o lo poco que podamos hacer. Es posible que hagamos nuevas amistades en los viajes, en las playas, en las excursiones, en los hoteles, en las piscinas y no se nos ocurra hablar de la mar y los peces sino de nosotros mismos y a la vez interesarnos por las cosas de los demás. En definitiva, nos gusta ser sociales. Y con el buen ánimo de conocer a "estos" nuevos amigos, resulta que te metes en un enredo: ¿cómo os conocisteis? Pues Pepa y yo…. (entre ellos comentan: ¿se lo decimos?) … Nos preguntamos nuestros nombres, por la mañana al despertarnos, después de haber dormido juntos toda la noche….y venga de risitas y de reír. A continuación estos amigos querían explicarnos a mi marido y a mí en qué consistió el haber dormido juntos toda la noche, huelga decir que no era necesario, claro. Así que una pregunta que hace unos años era socorrida para iniciar un diálogo y tenía una respuesta típica “en la facultad…, en un permiso del servicio militar, en una manifestación…”, ahora te puedes encontrar en medio de una conversación un poco engorrosa, por favor. Pues nada, seguiremos hablando de la mar y los peces que es muy elegante y siempre quedas bien.

Pie de la foto.  Es de la playa de Deauville, una población turística de Francia, situada al norte, en el Departamento de Calvados, distrito de Lisieux, tomada en un día normal de agosto, en un día en el que soplaba un viento tremendo del Atlántico.

julio 02, 2012

Cita jurídica matrimonial 12



Sabemos que las bodas católicas fuera de España, normalmente tienen una doble celebración, los novios primero acuden al ayuntamiento de su ciudad y después a la iglesia que hayan elegido para el enlace, de tal manera que la celebración puede durar, a veces, varios días. Sin embargo esto no ocurre en España. Los novios que desean contraer matrimonio en la iglesia y por la iglesia, solo lo celebran allí, no obstante esos matrimonios tienen los mismos efectos civiles que los matrimonios que solo se hayan celebrado civilmente.

Esto es así porque la Santa Sede estableció un Concordato con España en el quedó estipulado de esta manera. El concordato más reciente es de 3 de enero de 1979, aunque ha habido otros anteriormente. Se llama Conventiones Inter Apostolicam Sedem Et Nationem Hispaniam  y contiene varios acuerdos, uno de ellos el de “asuntos jurídicos” el cual en su artículo VI regula esa posibilidad. Así que nuestras bodas católicas tienen esta singularidad jurídica en relación con el ordenamiento jurídico español, pero con los mismos efectos canónicos que cualquier matrimonio católico del mundo:

Reproducción del artículo VI del Concordato de 3 de enero de 1979:
1. El Estado reconoce los efectos civiles al matrimonio celebrado según las normas del Derecho Canónico.
Los efectos civiles del matrimonio canónico se producen desde su celebración. Para el pleno reconocimiento de los mismos, será necesaria la inscripción en el Registro Civil, que se practicará con la simple presentación de certificación eclesiástica de la existencia del matrimonio.
2. Los contrayentes, a tenor de las disposiciones del Derecho Canónico, podrán acudir a los Tribunales Eclesiásticos solicitando declaración de nulidad o pedir decisión pontificia sobre matrimonio rato y no consumado. A solicitud de cualquiera de las Partes, dichas resoluciones eclesiásticas tendrán eficacia en el orden civil si se declaran ajustadas al Derecho del Estado en resolución dictada por el Tribunal Civil competente.
3. La Santa Sede reafirma el valor permanente de su doctrina sobre el matrimonio y recuerda a quienes celebren matrimonio canónico la obligación grave que asumen de atenerse a las normas canónicas

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta