abril 22, 2012

cita doctrinal matrimonial 11

Por mucho que algunos y algunas quieran borrar de la vida cotidiana de las personas al Matrimonio, nosotros seguiremos insistiendo que es mejor que de novios como decía el Dr. Tomás Melendo (Universidad de Málaga), y sin duda también mucho mejor que el aparejamiento, pues eso por instinto natural ya lo hacen los animales.

En el umbral de su vida pública, Jesús realiza su primer signo —a petición de su Madre— con ocasión de un banquete de boda (cf Jn 2,1-11). La Iglesia concede una gran importancia a la presencia de Jesús en las bodas de Caná. Ve en ella la confirmación de la bondad del matrimonio y el anuncio de que en adelante el matrimonio será un signo eficaz de la presencia de Cristo.

Catecismo de la Iglesia Católica, punto 1613




Mi matrimonio, de fiesta en fiesta