diciembre 05, 2011

El fin no justifica los medios

En medio de esas películas llenas de efectos especiales, de súper hombres y mujeres vampiros, surge Win Win  (Ganamos todos) (2011, USA), una historia típica y normal de una familia, compuesta de matrimonio y dos hijos pequeños. La cosa es que Mike es un abogado de una población pequeña, no es demasiado brillante y su despacho va cada vez peor; su esposa es ama de casa, y Mike no sabe cómo explicarle que tiene graves problemas económicos. En un momento dado creyendo que el fin justifica los medios, se mete en un asunto que será lo que enredará la vida de esta familia. Un cliente al cual asiste tiene un nieto que promete a nivel deportivo, siendo Mike y sus amigos entrenadores de lucha libre; y entre una cosa y otra,  Mike cree que salvará a su familia de su débil economía.

Es necesario destacar que aun y a pesar de las discusiones familiares sienten la necesidad de perdonarse y darse una nueva oportunidad, y veremos como el fin nunca, jamás, justifica que hagamos algo malo para o por el bien de otro. La ficha artística es de actores y actrices secundarios pero que realmente están en su papel y tu en tu butaca hasta la última secuencia, absolutamente redonda.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta