noviembre 10, 2011

Amamos lo que conocemos

La espiritualidad no se impone sino que se filtra en el alma por la acción de la gracia y de la libertad natural del ser humano. Así que la doctrina católica se ha de enseñar, además es el mandamiento nuevo de Jesucristo “id y predicad el Evangelio”. Pues lo que no se sabe no se conoce, y si no se conoce no se ama, y si no se ama no se alimenta el alma.

Por eso se habla de crisis de valores, ya que éstos no se conocen porque no se enseñan y por lo tanto no se aprenden, y si no se conocen y no se aprenden el amor no forma parte del alimento de nadie.

Y de ahí las riñas, discusiones entre cónyuges, entre familiares y otros miembros de la familia, de vecinos y ciudadanos, de regiones y comunidades, y del mundo mundial.

El Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica lo dice de esta manera:

80. ¿Cómo se difunde esta Buena Noticia?
425-429
Desde el primer momento, los discípulos desearon ardientemente anunciar a Cristo, a fin de llevar a todos los hombres a la fe en Él. También hoy, el deseo de evangelizar y catequizar, es decir, de revelar en la persona de Cristo todo el designio de Dios, y de poner a la humanidad en comunión con Jesús, nace de este conocimiento amoroso de Cristo.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta