septiembre 04, 2011

No hacemos lo que decimos...

Las mujeres solemos despistar muchas veces pues debido a nuestras múltiples capacidades decimos muchas cosas y luego parece que hacemos otra cosa. Estamos en muchas cosas y a veces no hacemos lo que debemos. Todo esto dicen que tiene un origen antropológico, o cavernícola (sin ofender) pues la mujer debía cuidar de su prole y de ella misma de los ataques de las alimañas y otras malas bestias, mientras el varón tenía que salir a cazar o a luchar….

En fin que viene de antiguo el estar en muchas tareas. Eso no ha de extrañar a nadie ni servir de insulto al hombre cosa que muchas veces se utiliza para ridiculizarlo, esto es absurdo pues varón y mujer son diferentes y sus diferencias son variadas, y a ninguno de los dos les hace menor al otro, sino que uno y otro se complementan, en sus cuerpos y en sus almas.

En esta línea una buena seguidora del blog me envió una presentación de diapositivas que ya corre por la red. Lo adjunto para tu divertimento.
Gràcies, Neus!


Mi matrimonio, de fiesta en fiesta