julio 12, 2011

Soñar es posible

En los trayectos largos de avión o  de los trenes de gran velocidad, para que se te haga más corto el viaje te distraen con películas, entre otras cosas. Sin embargo la mayoría de los pasajeros duermen, y duermen.... El run run mece como si estuviéramos en nuestra cuna,  como cuando éramos unos bebés deliciosos  y nuestra madre nos comía a besos. Una de las más recientes que he visto en esas circunstancias fue un exitazo en E.U., imprevisto por cierto, de la película  The Blind Side (Un sueño posible, 2009).
Narra la historia real de Michael Oher, un joven afroamericano sin hogar que encuentra ayuda y cobijo en una familia americana, muy bien acomodada, dispuesta a prestarle el apoyo necesario para que pueda desarrollar su potencial personal, tanto para triunfar como jugador de fútbol americano como en la vida. Por su parte Oher también influirá en la vida de los miembros de la familia Touhy. Lo más bonito es que los que creen dar reciben más a cambio, pues la generosidad se convierte en un bien magnífico, superior a cualquier cosa. Los valores del matrimonio y de  la familia en esta película están en alza, y  la Sandra Bullock me encantó.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta