mayo 25, 2011

Renovar las promesas matrimoniales

Habréis visto que mi blog ha estado de vacaciones unos días, he estado en Israel, en Oriente Medio, recorriendo todos los lugares más importantes donde estuvo Jesús, fue donde nació al mundo, creció, trabajó, predicó, fue crucificado, murió y resucitó por todos nosotros. Nadie vuelve indiferente, nadie volviendo de allí lee y escucha la Sagrada Escritua y el Evangelio de la misma manera que lo hacía antes. Los Matrimonios tampoco, llegues como llegues vuelves de otra manera, pues tu alma renace en alguno de aquellos lugares. En Caná de Galilea, el lugar donde Jesús se manifestó publicamente, a petición de la Virgen Santísima, alrededor del altar de la iglesia que se erigió considerandose que aquel fue el lugar de las Bodas de Caná que refiere el Evangelio, 11 matrimonios de la peregrinación de la que formamos parte mi marido y yo, renovamos uno a uno nuestras promesas matrimoniales. Allí como si fuera el mismo día de nuestras bodas, se oyeron las promesas con voces entrecortadas, con nervios y sollozos, con lágrimas y sonrisas...., y sobre todo mucha alegría! y eso que el matrimonio más joven celebraba 33 años ...Después brindamos con vino y degustamos unos dulces propios del pais.

Me doy a ti como esposa en lo bueno y en lo malo y te prometo serte fiel todos los días de mi vida.

Mi matrimonio, de fiesta en fiesta